DELINCUENTES IDENTIFICAN CASAS VACIAS POR LAS REDES SOCIALES

CHORROA partir de fotos o mensajes publicados en Internet, los delincuentes descubren las propiedades que están desocupadas.Volver de las vacaciones y encontrarse con la desagradable novedad de hallar la casa desvalijada es un mal que sacude a muchos argentinos en estos tiempos. Es que una familia en plan de descanso suele ser sinónimo de casa o departamento vacío y, por lo tanto, un blanco muy tentador para los ladrones.

Investigadores policiales y expertos en seguridad, consultados por LA NACION, alertaron sobre la utilización de las redes sociales como una gran base de datos para detectar propiedades vacías.

“Las personas hoy cuentan todo libremente por Internet sin pensar que, con los recursos que se cuentan en la Red, es demasiado fácil averiguar dónde vive uno. Por ejemplo, se suelen buscar palabras clave en Twitter, como «me voy a la costa», «me voy a Uruguay», «estoy en Brasil», y después usar sitios donde se puede buscar por nombre y apellido la dirección y el teléfono de línea de una persona. Finalmente, se localiza la casa en Google Maps”, explicó Francisco Amato, experto en seguridad informática.

Un investigador de la Policía Federal destacó que la delincuencia siempre hizo inteligencia y hoy Internet es una herramienta que los ladrones usan con mayor frecuencia. “Una foto compartida en Facebook indica que si una familia está de vacaciones, su casa casi seguro está vacía.”

También se debe tener en cuenta los recientes cortes de luz y que benefician a los dueños de lo ajeno. Hace pocos días un grupo de delincuentes desvalijó una casa en la ciudad de La Plata cuando estaba oscuras por un corte de energía y cuyos dueños justamente estaban de vacaciones en Mar de Ajó.

Del departamento se llevaron unos 500 pesos, alhajas de oro, relojes, un televisor LCD, dos computadoras, una impresora, una cámara de fotos digital y una de videocámara.

“El 90% de este tipo de delitos que se cometen hoy en la Capital y en el conurbano es a través del engaño y al aprovechar la información privada que está disponible en la Web, y eso es algo que los delincuentes saben hacer muy bien”, sostuvo a LA NACION un veterano investigador policial.

Es así como desde los ministerios de Seguridad de la Nación y de la provincia de Buenos Aires se recomienda que los vecinos se pongan de acuerdo con los días en que se tomarán vacaciones para no dejar tres o cuatro casas vacías en una misma cuadra o en un mismo edificio. Así como saber manejar correctamente el sistema de alarmas y no realizar muchos juegos de llaves.

“En la mitad de los casos de vaciamientos de casas – agregó el vocero policial- hay gente que pasó información, ya sea porque la vendió o porque habló de más. Por esto es muy importante estar al tanto de los datos que manejan y divulgan tanto los niños como los abuelos de la familia.”

Otro ardid descubierto por la policía en 2013 fue el lanzamiento de las falsas promociones. Pequeños stands ubicados en algunas plazas de la ciudad donde, con la excusa de un sorteo, se buscaba que los vecinos brinden sus datos personales, como su DNI y su domicilio.

Ante las primeras sospechas, la policía pudo establecer en algunos casos que en los falsos sorteos ofrecían viajes gratis; por lo tanto, se les pedía a los vecinos que reporten también en qué fechas iban a tomarse sus vacaciones.

Otro detalle por tener en cuenta, agregó el investigador policial, es que alguien se encargue de la correspondencia de la persona que se va de vacaciones y que, en especial, viven en casas. Es fácil advertir la acumulación de cartas o de facturas por debajo de la puerta y eso suele ser una pista tentadora para los llamados “escruchantes”, que son los ladrones de viviendas en ausencia de sus moradores.

Lo cierto es que hoy no es necesario que alguien filtre información sobre si una casa está vacía o no, porque muchos dueños de casa se encargan de decirlo en las redes sociales. Así opinó Francisco Amato, experto en seguridad informática y organizador del encuentro de hackers más grande de América latina Ekoparty, quien aconsejó que hay que tomar conciencia de la magnitud y el peso que tienen los datos por Internet.

Por la facilidad con la que se acceden a datos privados en la Web, el experto aconsejó también tener recaudos en Internet y ser consciente de que, cuando se sacan fotos dentro de nuestra casa o del auto nuevo que se acaban de comprar, muchas personas pueden ver ese material.

“Hay que aprender a configurar Facebook y Twitter para proteger lo más posible la información que brindamos y enseñarles a los chicos lo que se puede publicar y lo que no”, advirtió el experto.

Las alarmas y la seguridad privada siguen siendo un gran negocio en esta época del año y, según Carla Egitto, vocera de la compañía Prosegur, la demanda aumenta el 15% durante el verano.

“Dejar las luces encendidas de afuera ya no funciona, porque durante el día esa luz denota que no hay gente en el hogar. Se tiene que hacer un trabajo conjunto con vecinos, sumado a la tecnología aplicada a la seguridad”, comentó Egitto.

La especialista señaló también que ahora casi todo se puede monitorear y ver las cámaras de seguridad de una propiedad desde una tablet o un smartphone .

Por su parte, Patricia Sclocco, directora de Asuntos Públicos de la empresa Securitas, opinó que es necesario que las personas le avisen a su empresa de alarmas que se va de vacaciones para que haya un cuidado especial en esa propiedad.

“Los clientes -agregó Sclocco- se tienen que acostumbrar a dejar teléfonos de contacto de algún familiar o conocido que quede en el barrio o en la ciudad, pues si hay una emergencia, se sabrá a quién recurrir de forma rápida.”

Lo cierto es que tanto los policías como especialistas consultados coinciden en que los vecinos deben estar atentos a los movimientos extraños y, ante la menor sospecha, llamar al 911