RADIOGRAFIA DE LA SEGURIDAD PRIVADA EN LA PROVINCIA DE MENDOZA

Según cifras oficiales, la cantidad de vigiladores privados es de 9.000 personas, cifra que iguala a la cantidad de efectivos que hoy tiene la Policía de Mendoza.

“Debe haber 9 mil vigiladores habilitados y otros mil no habilitados o de empresas que tienen sus propio personal de seguridad sin ninguna capacitación o que transformaron a sus serenos en vigiladores”, explicó ayer Victor Giovanetti, delegado de USPRA, el sindicato de vigiladores privados.

Fuentes sindicales indicaron que en los últimos 5 años la actividad creció en un 30%, en consonancia con el auge de los barrios privados y también las empresas privadas de todo tipo y hasta pequeños comercios que quieren prevenirse de delitos eventuales.

La seguridad privada es una actividad en auge: en Mendoza ya hay 9.000 vigiladores, cifra que iguala a los miembros de la Policía de Mendoza. Es que cada vez hay una mayor demanda de este servicio que ya no es exclusivo de las grandes empresas, sino también de pequeños comercios y de barrios privados.

Frente a este panorama, en lo que va del año, el Registro Provincial de Empresas Privadas de Vigilancia (Repriv), viene realizado distintas medidas de control para regular la actividad

Con estos controles el Gobierno intenta bajar el riesgo de que se contrate a empresas que no brindan un servicio eficiente y ajustado con la ley, y, a la vez, que quienes los contraten no vean afectado su patrimonio. Es que si alguien contrata un servicio clandestino se hace responsable solidariamente si el vigilador tuviera un accidente.

La inhabilitación no sólo corre para la empresa, sino también para el dueño y el director y subdirector técnico que suelen ser miembros retirados de alguna fuerza, explicó ayer Fabián Moyano, director del Repriv., quien recientemente visitara CAESI.

Con estos controles el Gobierno intenta bajar el riesgo de que se contrate a empresas que no brindan un servicio eficiente y ajustado a la ley.

Entre las causas de cierre de estas empresas, las más importantes son las multas impagas y el canon anual, pero también se han detectado irregularidades llamativas, como por ejemplo el uso de tumberas (armas caseras).

Según la información oficial del Ministerio de Seguridad, las empresas que quedaron fuera del mercado son: Águilas de Geo, Sevek, Seguridad y Soberanía, El nuevo orden, Ranger Unidad preventiva, Los Halcones, Corpus Seguridad Preventiva y y Cita, ninguna asociada a nuestra Cámara.

Además, otras 11 empresas están a punto de quedar “fuera de juego” ya que los descargos presentados no satisfacen las normas vigentes.

El canon y las multas

Buena parte de las empresas han sido (y serán en breve) inhabilitadas por incumplimiento de las obligaciones contributivas, es decir el pago de un canon anual cuyo valor es de 11 mil pesos. Si una empresa no paga durante dos años este canon, debe ser inhabilitada.

En números

– 154 empresas de seguridad existen en Mendoza.

– Tienen 9 mil empleados.

– 1.300 se habilitaron este año

– El 20% de las empresas tiene permiso para que sus vigiladores porten armas.

-Un curso de 2 meses cuesta 1.000 pesos por mes.

-Un vigilador cobra no menos de 12 mil pesos por mes.

Una salida laboral

Según explicaron desde la autoridad de aplicación, el gobierno tiene un nuevo plan de capacitación para guardias privados y un convenio con las universidades Mazza y Aconcagua.

Se trata de cursos de dos meses de duración cuyo costo es de 1.000 pesos por mes y que habilitan para trabajar, no sólo a vigiladores sino también a personal de control y permanencia.