CAESI, OBJETIVOS Y DESAFIOS RUMBO A 2017

Ya avanzados en el segundo semestre del año, no podemos menos que reincidir en volver sobre el tema del gobierno que inició su gestión hace un año. Decía en el editorial anterior que ello constituía un nuevo desafío no solo para la actividad desde el punto de vista integral, sino también para todas y cada una de las empresas que deben adaptar sus esfuerzos a una impronta que por entonces podría ser de incertidumbre pero que al momento, ya es una realidad.

Estos últimos seis meses se dieron como el Concejo Directivo lo diagnosticara. Llevo de desafíos, propios de nuevos impulsos de gerenciamiento político. En ese marco imaginamos la necesidad de reacomodar lazos de trabajo con las nuevas autoridades relacionadas al sector; dar forma a una nueva negociación paritaria en medio de una crisis sindical que desde hace años viene dañando la actividad; de enfrentar eventuales normativas regulatorias; defender la libre y leal competencia y sostener las organizaciones internacionales a las que pertenecemos.

De eso en todo caso se trata nuestra Cámara. De no detenernos demasiado en los logros obtenidos sino de avanzar sobre los objetivos definidos, ya que los resultados en todo caso, tienen efecto directo sobre las empresas en general y las asociadas a CAESI en particular que en definitiva son los jugadores titulares de nuestro equipo.

Asi es como dejamos atrás casi en el acto nuestro último gran logro cual fue el haber obtenido la beneficiosa resolución de la Superintendencia de Riesgo de Trabajo respecto a la forma de considerar las alícuotas de las ART., lo que significa un considerable ahorro mensual para las empresas.

Va de suyo que respecto a reinsertarnos con las nuevas autoridades fue una nueva prueba de la credibilidad que CAESI se ha ganado a través de los años con los funcionarios del sector. Hemos generado diálogos ciertamente sustentables con los nuevos funcionarios de Seguridad de la Nación y de las principales provincias, donde gran mérito han tenido nuestros delegados en el interior; con sus autoridades de aplicación y fiscalizadores, como también con las de los Registros Nacionales de las Personas, de Reincidencia, de la Agencia de Control ex RENAR; con las áreas específicas de Prefectura y Seguridad Aeroportuaria y muchas otras que desde la afinidad hacen al desarrollo sectorial.

En aquel orden programático, hemos alcanzado un nuevo acuerdo paritario con UPSRA y sucesivamente con SUVICO y SIVISEP. Aquí también es de destacar el trabajo de la Comisión Paritaria, Laborales y Económicos que ha sobrellevado las discusiones hasta arribar a un punto de coincidencia que más allá del esfuerzo que implica a las empresas el recomponerlo, ha permitido que los salarios de los Vigiladores estuvieran una vez más por encima del tope inflacionario.

Aquí no podemos dejar de mencionar que pese a los esfuerzos empresariales, los múltiples e innecesarios sindicatos sin personería gremial, no reconocen la necesidad de generar condiciones de equilibrio y seguridad para que la actividad pueda seguir sosteniendo las fuentes de trabajo, aún en épocas de delicada sensibilidad económica. No entenderlo de esta forma, es desconocer la realidad. Reiteradamente he demostrado con estadísticas de organizaciones internacionales, que la seguridad privada en sus prestaciones físicas está atravesando una situación de atención permanente, no solo por el impacto que sus costos generan, sino por la informalidad reinante, la competencia desleal, los precios viles y desde años, la irresponsable procreación de pseudos gremios que por alguna razón dejaron de herencia gobiernos anteriores y aún subsisten con el actual.

En lo que hace a las normativas, cabe consignar que a poco que culminó el Congreso de Fiscalizadores en Abril ppdo., donde quedaron expuestos los obsoletos mecanismos de control, CAESI se propuso trabajar en un proyecto de Ley Federal por adhesión de Provincias, que en el tiempo y forma comprometido, le fue entregado al Secretario de Seguridad Interior Lic. Gerardo Milman, quien a su vez propició un amplio debate que tuvo lugar en dependencias del Ministerio de Seguridad el 03 de Noviembre ppdo., con la asistencia de representantes de los ejecutivos de casi todas las provincias del país. El enriquecedor intercambio, llevó a dar forma al proyecto que iniciará a partir de ahora su trayecto legislativo como Ley Integral de Seguridad Privada. Vaya aquí mi reconocimiento a la Comisión de Asuntos Legislativos y quienes trabajaron en su equipo en los diferentes aspectos técnicos.

Esta presentación disparó, tal vez rara por coincidencia, una serie de actualizaciones en las normativas de la Ciudad Autónoma y de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Neuquén y algunas otras. De ellas tal vez la que mayor impulso cobró fue la de la C.A.B.A., que no es específica para el sector privado sino de seguridad integral y pese a su halo de modernidad, reincide en excepciones y hasta en función a la ley de creación de la Policía de la Ciudad, abre la puerta a los servicios adicionales de la nueva fuerza que en el caso de la Metropolitana estaban vedados. Con ello incrementa una competitividad indeseable, que se suma a las cooperativas y a la informalidad que solo está al alcance del Estado el combatir para su erradicación definitiva, mas ahora en que se menciona a la Seguridad Privada como de Interés Público.

Para finalizar, podemos decir con orgullo que CAESI sigue plenamente vigente en todas las organizaciones internacionales de Seguridad Privada, como la W.S.F.; la FEPASEP y la FESESUR. En el primer caso su aporte directo se suma a la exclusiva representación que por LATAM ejerce junto a Brasil, México y Colombia. Respecto a la FEPASEP y luego del único caso de permanencia por seis años en el ejercicio de la presidencia, mantiene la Secretaria Administrativa Permanente con sede en Buenos

Aires, ahora por Estatuto notarial y en el caso de FESESUR, se halla en ejercicio de la Presidencia hasta el 2018.

Como vemos, podemos reiterar que los esfuerzos siempre valen la pena, y más aún cuando se alcanzan los objetivos, incluso cuando no hay tiempo de vivirlos como éxitos sino como logros. Por ello no podemos menos que agradecer a nuestros asociados, que se siguen sumando, porque está claro que pertenecer a CAESI es todo un orgullo. Estar genera prestigio y jerarquía en el sector Nacional e Internacional.-

AQUILES A. GORINI

PRESIDENTE

CAESI./ FESESUR